Cultura organizacional

La cultura o personalidad de una empresa corresponde a un conjunto de características que la hacen única, estable, coherente e identificable por el resto. Esto se sustenta en varios elementos que no pueden faltar:

 

-Fuerte elemento emocional:

Toda cultura organizacional tiende a reflejar esperanzas, actitudes y predisposiciones de la dirección, en conjunto a su forma de pensar.

– Es única:

Aunque puede ser parecida entre una organización y otra, cada empresa tiene una forma de hacer las cosas que la diferencia con las otras.

-Es el reflejo de quienes la dirigen:

Es una expresión de la disposición de sus integrantes claves, ante problemas que requieren de ellos.

-Es difícil de autodefinir:

Al igual que definirse a uno mismo, la personalidad de una empresa es difícil de detallar por sus propios miembros. Suele tender a ser poco realista e idealizada, por lo cual siempre es bueno definirla de manera objetiva.

-Cambia constantemente, no es estática:

No puede definirse permanentemente, ya que la personalidad cambia con el tiempo, el aprendizaje, al mejorar la comunicación o con la renovación del personal.

Estos cinco puntos que te presentamos, permitirán que puedas analizar la personalidad de una empresa:

• Identifica a las personas claves, cuyas actitudes cuentan.

• Define sus métodos, tácticas, y debilidades.

• Define las presiones económicas por las que la empresa atraviesa.

• Revisa la historia de la empresa, en especial sobre la carrera de sus directores. 

• Analiza cada área por separado y no como un solo todo.

Comparte.Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone