Una empresa cuenta de múltiples factores que la hacen crecer y destacar por sobre las demás, siendo la cultura organizacional el resultado de las conductas, creencias y valores compartidos por los miembros de una organización y cómo las manifiestan.
Dicha cultura, deriva del clima laboral al interior de la empresa en los colaboradores, y cómo la proyectan entre ellos. Para obtener mejores resultados como equipo y generar una convivencia que les ayude a crecer como empresa, es importante el estar atento al efecto que el clima organizacional tiene sobre ellos, y que tan a gusto se encuentren con él.
Para diferenciarnos como buena empresa, Es importante fijarnos en elementos como:

  • La identidad de los individuos: ver si los individuos se identifican con la organización.
  • El énfasis al grupo de trabajo: ver si las actividades son grupales o individuales.
  • La integración: coordinación entre trabajadores o libertad de independencia.
  • El enfoque de la empresa: ver si la gerencia se enfoca en el exterior o interior del equipo.

De esta manera una vez que se sumen nuevos colaboradores, recibirán un proceso de inclusión y adaptación que les permitirá aportar a esta cultura, generando una buena opinión que es percibida no solo dentro, sino que fuera del equipo de trabajo.

Si quieres seguir diferenciándote como empresa a partir de la interacción del equipo te invitamos a seguir leyendo nuestro blog en el cual encontrarás distintas buenas prácticas que te ayudarán a seguir creciendo.

Comparte.Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone